El interés por invertir crece cada día más, sobre todo entre la gente que está en busca de alternativas más rentables para poner a trabajar su dinero.

Sin asesoría, adquirir experiencia para generar ingresos puede tomar años. Por eso lo mejor para los principiantes es empezar conociendo lo básico sobre inversión.

Si estás interesado debes saber que para invertir necesitas tener en cuenta lo siguiente:

1. Quién eres
El procedimiento habitual cuando se abre una cuenta es contestar un cuestionario para saber qué tan dispuesto estas a arriesgar el dinero. A eso llama definir la propensión al riesgo. Contestar un cuestionario puede servir para que empieces a conocerte mejor, y luego escoger las inversiones que más te convienen.
Estas recomendaciones que ayudarán a definir tu perfil:
Determina qué capacidad tienes de invertir. Una vez que apartaste el dinero necesario para alimentos, gastos de la familia, diversiones y seguros, encuentra cuánto puedes destinar a invertir. Ese dinero nunca se utilizará para nada más.

Si el dinero que piensas utilizar lo necesitas para la renta del mes, olvídate de las inversiones.

2. Qué quieres
Antes elegir en qué vas a invertir, tienes que saber para qué quieres el dinero y cuánto tiempo puedes esperar para que rinda.
Tienes que sentarte, tranquilamente, a definir cuáles son los objetivos de tu vida.
Divídelos en corto, mediano o largo plazo; y encuentra si son objetivos indispensables o deseables.

A los 20 años es indispensable tener un fondo de emergencia, por si pierdes el empleo, o tal vez es deseable ir de vacaciones dentro de seis meses.

A los 40 años puedes considerar deseable tener un auto nuevo e indispensable contar con un fondo para tu retiro, dentro de 20 o 25 años más.

Cuando defines tus metas, puedes hacer tres portafolios para alcanzarlas. Los objetivos indispensables de corto plazo requerirán inversiones conservadoras. En los objetivos de largo plazo puedes arriesgar más.

Si tienes un horizonte de inversión (es decir, el tiempo en el que necesitarás el dinero) menor a cinco años, invierte poco dinero.

Si estás empezando tu vida laboral, lo mejor es que inviertas, porque tienes tiempo para recuperar pequeñas pérdidas por falta de experiencia.

3. Invierte aprovechando las alternativas.
Define un plan de inversión. Para los objetivos de largo plazo puedes invertir en valores. Para los de corto plazo, en renta fija.

Con 10 mil pesos puedes entrar a fondos de inversión que compran acciones de empresas, tanto de México como de otros países. Asegúrate de diversificar. Así disminuyes el riesgo.

En lugar de preocuparte por lo que pasa en el mercado, proponte una o varias metas.

Si lo que quieres es tener inversión en dólares, puedes comprar deuda o acciones de empresas estadounidenses.

Nadie adivina el futuro, nunca lo intentes. Si quieres especular, tendrás que asumir que eso es muy arriesgado.

Busca ayuda de alguien que vea las cosas por ti desde fuera. Un asesor puede servirte cuando empiezas, y ser muy útil cuando quieras tener inversiones más arriesgadas y diversificadas.

%d bloggers like this: